La Costa Atlantica

COSTA ATLÁNTICA

LA GALÁPAGOS DEL ATLÁNTICO

PENÍNSULA VALDES Y PUERTO DESEADO CONGREGAN ESPECIES MARINAS ÚNICAS TAL COMO LA IMPRESIONANTE BALLENA FRANCA AUSTRAL

En los numerosos golfos, bahías, penínsulas a lo largo de la vasta costa del Sur Argentino sobre el Océano Atlántico encontramos grandes colonias de fauna marina. Debido a la accion de las corrientes que corren a lo largo de la costa y gracias a la limitada actividad pesquera , el mar conserva su riqueza de plankton, algas, peces y mariscos que sirven de alimento a la gran población de aves y mamíferos marinos que habitan la región.

La estepa patagónica cae abruptamente al mar formando altos acantilados y playas pedregosas, siendo el refugio de Orcas, ballenas, Leones marinos, elefantes marinos, pingüinos y colonias de aves marinas que habitan esta región o la visitan en forma regular y estacional.

ES UNA REGION IDEAL PARA SALIDAS DE OBSERVACIÓN DE AVES Y NAVEGACIONES DE AVISTAJE DE FAUNA SE TRATA DE UN VERDADERO PARAÍSO NATURAL

EXCUSAS PARA VIAJAR!

  • La increíble fauna Silvestre. La gran cantidad y dimensiones de las colonias de lobos, elefantes, pingüinos, aves y por supuesto la increíble Ballena Franca Austral, son un testimonio de la riqueza de la región.
  • Los atardeceres mágicos, el contraste de colores de la estepa patagónica y el azul profundo del mar.
  • El legado de los pioneros que se establecieron en la zona, los galeses que transformaron esta estepa árida en un rico valle productivo alrededor del Río Chubut.

QUE HACER!

  • Recorrer las extensiones infinitas de la estepa patagónica, a través de caminos que muchas veces corren paralelos al mar.
  • Navegar el “Golfo Nuevo” para admirar la majestuosa Ballena Franca Austral (Eubalaena australis).
  • Remar en kayak las aguas prístinas de los golfos para acercarse respetuosamente a la fauna local.
  • Alquilar un auto y explorar libremente la región visitando reservas de fauna donde se encuentran colonias de pingüinos, elefantes y lobos marinos durante su epoca de reproducción.

COMER & BEBER!

  • Degustar el cordero Patagónico, una carne exquisita por su sabor particular y su ternura
  • Probar las deliciosas tortas galesas; un rito local que se disfruta en las casas de té, en su mayoría abiertas por descendientes de los pioneros de la zona.
  • Experimentar la cocina gourmet del hotel Territorio en Puerto Madryn, o dejarse tentar por alguno de los restaurantes que se encuentran sobre la costanera que se especializan en desarrollar los sabores locales.
  • Aprovechar la oportunidad para degustar un plato de mariscos o pescado fresco, un cambio en el escenario gastronómico de Argentina, un país donde reina el asado!

DONDE DORMIR!

  • En el hotel Territorio para disfrutar de los amplios cuartos y la fantástica vista sobre el Océano Atlántico.
  • En la muy acogedora Hostería Los Mimbres en Gaiman, un verdadero oasis en la estepa patagónica, para imbuirse del espíritu y tradición de los galeses.
  • En alguna de las estancias en la Peninsula Valdes, cuya ubicación privilegiada permite ser de los primeros en disfrutar de los amaneceres. Otra de sus ventajas es la visita – de manera privada – de muchas de sus colonias de fauna, exclusivas para los huéspedes.
  • Bahia Bustamante, el primer pueblo alguero de la Patagonia.

PARA AGENDAR!

  • Una visita al Ecocentro en Puerto Madryn, un “Espacio cultural para la reunión y la reflexión diseñado para aprender y compartir una actitud más armoniosa con el mar a través de la educación, la ciencia y el arte” http://www.ecocentro.org.ar
  • Un paseo o caminata recorriendo la Costanera o “rambla” en Puerto Madryn, disfrutando de las playas urbanas.
  • Un viaje a la playa “El Doradillo”, al Norte de la ciudad, para admirar a las ballenas que se pueden observar muy cerca desde la costa.
  • Una salida de kayak desde el Golfo Nuevo para observar ballenas y lobos marinos en parajes remotos.
  • Sumergirse en el mar y bucear en sus aguas cristalinas para disfrutar de la rica fauna submarina.
  • Una visita a la pingüinera de Cabo dos Bahías. El fascinante contraste de colores de su paisaje justifica el viaje: Fuertes rojos de la estepa patagónica, contrastan con el azul profundo del mar y el verde – de varios tonos – de liquenes y pasturas.
Español